Acerca de

about3

Acerca de BFA y los diarios financieros

Los diarios financieros y su historia

Los diarios financieros empezaron como investigaciones de las vidas de las familias de bajos ingresos en Sudáfrica, Bangladés e India. Esta información se asentó en el libro Las finanzas de los pobres de Daryl Collins, Jonathan Morduch, Stuart Rutherford y Orlanda Ruthven, el cual se publicó en 2009. En ese entonces, los diarios financieros fueron una metodología innovadora y, hasta la fecha, siguen siendo una herramienta única para obtener información cualitativa y cuantitativa multidimensional de las vidas de los hogares de bajos ingresos. Desde aquel estudio sin precedentes en tres países, ha aumentado la popularidad de los diarios financieros como método de investigación.

Desde entonces, Bankable Frontier Associates (BFA) ha emprendido varios proyectos de diarios financieros en nueve países diferentes. Los proyectos incluyen:

  • Sudáfrica e India en 2012 y 2013, con el proyecto Gateway Financial Innovation for Savings (GAFIS), con el apoyo económico de la Fundación Bill y Melinda Gates;
  • Kenia en 2012 y 2013, con el apoyo económico de la Fundación Bill y Melinda Gates y el Financial Sector Deepening (FSD) Trust de Kenia, como parte del proyecto GAFIS.
  • México, de 2013 a 2015, con el apoyo económico de la Fundación Bill y Melinda Gates, bajo el proyecto GAFIS, y financiamiento del Banco Mundial, así como de la MetLife Foundation para la difusión de los resultados;
  • Ruanda en 2012 y 2013, diarios financieros “light”, con financiamiento de Access to Finance Rwanda (AFR) y VISA.
  • Diarios financieros de pequeñas empresas en Sudáfrica, en 2009;
  • Diarios financieros de pequeños productores en Mozambique, Pakistán y Tanzania, en 2014 y 2015, con el apoyo económico de CGAP.

Además de estos ejemplos, el método de los diarios financieros ha sido utilizado por investigadores en otros países y por instituciones que desean entender mejor las necesidades de sus clientes. Algunos ejemplos incluyen los diarios financieros de Estados Unidos, entre otros.

Durante el transcurso de cada estudio, los investigadores visitan una muestra relativamente pequeña de hogares cada quince días por espacio de seis meses (en el caso del método “light”) hasta un año, y reúnen toda la información acerca de las transacciones financieras de las familias durante ese tiempo. Sin embargo, la investigación no concluye ahí. Esta gran cantidad de información sobre flujos de efectivo se complementa con preguntas cualitativas que permiten entender las razones o los motivos detrás de los patrones de gasto o las decisiones para ahorrar, pedir un préstamo o invertir. Dada la intensidad de la metodología, los proyectos de los diarios financieros no son representativos de los países ni de las comunidades en donde se conducen. No obstante, los miles de datos que se obtienen en cada estudio ofrecen una visión profunda, más que amplia, que representa una base tangible o una dirección posible para innovar en términos de políticas públicas o productos financieros.

Acerca de BFA

BFA es una empresa de consultoría global especializada en el desarrollo de servicios financieros para poblaciones de escasos recursos a nivel mundial.  Nos enfocamos en buscar, crear e implementar soluciones a los retos que enfrentan las personas de escasos recursos en los manejos financieros que sostienen sus vidas. Intencionalmente nos asociamos con instituciones financieras y no financieras de vanguardia que incidan en las vidas de clientes de bajos ingresos. Al crear soluciones integramos nuestra profunda experiencia especializada en el conocimiento del cliente, estrategias de negocios y nuevas tecnologías, así como políticas y regulación que promueven el desarrollo.  Fundada en 2006, nuestros clientes incluyen donantes, inversionistas, instituciones financieras, funcionarios y dependencias públicas, aseguradoras y proveedores de servicios de pago.  BFA tiene oficinas en Boston, Nueva York y Nairobi. Para mayores informes visite: www.bankablefrontier.com.

  • La investigación proporciona evidencia de la sofisticación con la que la gente de bajos ingresos piensa sobre sus finanzas

    The Economist